“Bienaventurados los de limpio corazón, por que ellos verán a Dios.”